Muerte de los mil y un cortes: el asesinato silencioso de la democracia europea

3

09/04/2014 by Don Quijones

Como están gradualmente empezando a entender más y más personas en todo el viejo continente, la Unión Europea está entrampada en vicios y defectos fatales. Y el principal de ellos es la moneda única que, en lugar de servirle a la Unión como trampolín para el dominio global, bien podría ser su  ruina.

Otro problema enorme de la UE es su aguda falta de transparencia. alucinado como  parece, en los últimos 20 años la Unión no ha pasado ni una sola auditoría. De hecho, tan opaco es el estado de sus finanzas que en 2002 Marta Andreasen, la primera contadora profesional que ha servido como Jefe de Contabilidad de la Comisión, se negó a firmar las cuentas de 2001 de la organización, citando la preocupación de que el sistema contable de la UE estaba “abierto al fraude”. Después de hacer públicas sus preocupaciones, Andreasen fue suspendida y luego despedida por la Comisión.

Sin embargo, y con mucho la mayor -y ciertamente la más peligrosa- falla estructural de la UE es el enorme déficit democrático. Parafraseando a Nigel Farage, el estridente británico anti-UE  miembro del parlamento europeo, la UE no sólo no es democrática, sino que es fundamentalmente antidemocrática.

Mientras Farage puede ser tratado como un poco más que un excéntrico bufón de la corte por la mayoría de los principales medios de comunicación -tanto en el Reino Unido como  en el continente- sus ideas están rápidamente ganando terreno entre los votantes. Como el columnista del Daily Telegraph Peter Oborne destacó en una fascinante reseña (en inglés) del último libro de Peter Mair, Gobernando el Vacío: El ahuecamiento de la Democracia Occidental, los partidos anti-UE están aumentando en toda Europa:

” En Francia, las encuestas sugieren que el antisemita Frente Nacional, que iguala a los inmigrantes ilegales con ‘bandas organizadas de delincuentes’, ganará más votos que los partidos mayoritarios. El Frente Nacional ha unido fuerzas con el virulentamente anti- islámico Geert Wilders en Holanda, quien se compromete a reclamar la vuelta a la manera en ‘que controlamos nuestras fronteras, nuestro dinero, nuestra economía y nuestra moneda’. En Gran Bretaña es probable que Ukip gane en mayo”.

Muerte por mil y un cortes

Este aumento en el sentimiento anti-UE difícilmente debería sorprender dada la impunidad con que las instituciones europeas han atropellado sin miramientos las vidas y libertades de los ciudadanos europeos. Desde que se quitó su máscara de benignidad en vísperas de  la crisis financiera, la UE ha obtenido uno de los asideros de poder más audaces y despiadados de la historia moderna, ¡y sin disparar un solo tiro!

En lugar de utilizar los medios tradicionales de hacer la guerra, ha empleado de manera mucho más sutil -pero de muchos modos no menos brutal- la forma de guerra económica para lograr sus objetivos. Y esos objetivos son por ahora absolutamente claros: lenta, y casi imperceptiblemente, debilitar las instituciones de los estados-nación hasta el punto de depender totalmente de Bruselas, y luego suplantarlas con las instituciones de la UE. Es el equivalente financiero de la muerte por mil y un cortes.

Como señala el Instituto Transnacional en su documento de trabajo “La privatización de Europa : usar la crisis para consolidar el neoliberalismo (en ingles)”, la oscura ironía es que “una crisis económica que muchos proclamaron como ‘la muerte del neoliberalismo’ ha sido, más bien utilizada para consolidar el neoliberalismo.”

Como era de esperarse, la privatización ha jugado un papel central en este proceso, a pesar de que los fondos recaudados hasta el momento con las subastas del estado, representan una fracción exigua de la sobresaliente deuda pública de cada nación. Ese pequeño detalle insignificante; sin embargo, no ha disuadido a la Troika de exigir la liquidación por incendio de virtualmente todos los activos y empresas de titularidad pública de Grecia, así como muchos de los de España, Portugal, Irlanda e Italia.

Subastados están siendo en Grecia los servicios públicos de gas, el transporte y los servicios postales, las autopistas, los aeropuertos, los grandes puertos regionales e incluso el suministro de agua del país; todos para ser vendidos a las multinacionales por centavos de euro. Islas y edificios públicos también han sido puestos en venta.

Esto es a pesar de los tratados de la UE que establecen que la Comisión es supuestamente  “neutral” sobre la cuestión de la propiedad pública o privada de las empresas, y pese al hecho de que el dinero recaudado apenas menguará la ahora impagable deuda pública de Grecia. Lo que hará, sin embargo, es favorecer la meta de la UE de vaciar el Estado griego.

Y no es sólo en Grecia donde el funcionamiento básico de la democracia nacional se encuentra amenazado. Desde que comenzó el delirio de la UE por salir de fiadores, los primeros ministros de Irlanda, Portugal y España son ahora poco más que directores de sucursales para el Banco Central Europeo y Goldman Sachs. Mientras tanto, el European Semester asegura que todos los proyectos de presupuesto de los estados miembros son examinados por la Comisión y el Consejo antes de ser revisados por los parlamentos nacionales. Las recomendaciones han incluido las reformas de las pensiones que reducen las jubilaciones anticipadas y  cortan los presupuestos de seguridad social relacionados.

El Pacto Fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2013, le otorga incluso un mayor poder de decisión a la Comisión y el Consejo Europeos sobre los déficits de los estados miembros. Los estrictos requisitos de déficit obligan a los estados miembros a poner en práctica la austeridad durante las crisis y en el largo plazo. Estas normas presupuestarias vinculantes serán implementadas en las leyes nacionales, y el no hacer esto puede dar lugar a sanciones financieras.

El resultado inevitable es que las decisiones que afectan visceralmente las vidas de 500 millones de votantes son ahora tomadas  por burócratas anónimos que no rinden cuentas en lugar de políticos responsables ante sus electores. Como lo señala Oborne, “…por una espantosa paradoja la Unión Europea, creada como una forma de evitar el retorno al fascismo en la época de la posguerra, se ha convertido desde entonces en una forma de evitar la propia democracia.”

Imperio no Imperial

Por supuesto, nada de esto ha sucedido por casualidad. Incluso antes de que comenzara la crisis, las ambiciones imperiales de la élite eurocrática estaban a la vista –por lo menos para aquellos que se atrevían a mirar. En una conferencia de prensa del 2007 Manuel Barroso con orgullo y, de hecho con aire de suficiencia, proclamó la creación del primer “imperio no imperial” (ver video aquí):

“Los imperios se hacían generalmente por la fuerza, con un centro que imponía (sic) un diktat; [es decir], su voluntad sobre los demás. Pero ahora tenemos lo que algunos autores han llamado un ‘imperio no imperial’. Tenemos como dimensión 27 países que decidieron trabajar totalmente juntos, para aunar su soberanía”.

Lo que Barroso olvidó mencionar fue que los pueblos de Francia y Holanda ya habían rechazado con firmeza la idea de “poner en común su soberanía ” en sus respectivos referendos sobre la Constitución Europea. La respuesta de la UE fue un presagio de lo que vendría: una comisión de representantes no elegidos que volvía a redactar la constitución en un nuevo tratado que a escondidas intercalaba los puntos más polémicos como enmiendas. No se celebraron referendos de repetición en Francia u Holanda y cuando el único país que ofreció un referéndum sobre el nuevo tratado, Irlanda, lo rechazó, se le dijo por abrumadora mayoría y en términos inequívocos que volviera a las urnas hasta que obtuviera la respuesta correcta.

Con mucho, el ataque más audaz de la UE contra la democracia del estado-nación se produjo en 2011, cuando decidió, en el espacio de unas pocas semanas, reemplazar los gobiernos elegidos tanto en Grecia como en Italia, por regímenes tecnocráticos encabezados por ex comisarios europeos altamente conectados y alguna vez asesores internacionales de Goldman Sachs – Mario Monti, en el caso de Italia, y Lucas Papademos en el caso de Grecia. Como el eurodiputado conservador británico lo dijo en ese momento,  el verdadero rostro del proyecto europeo estaba repentinamente allí para que todos lo vieran:

“Los burócratas de Bruselas tratan directamente con los burócratas en Atenas y Roma. Las personas son omitidas por completo y sus representantes elegidos dejados de lado. Las lámparas se apagan en toda Europa.”

Por supuesto, nada de esto sería posible si no fuera por el abyecto fracaso de la democracia moderna del estado-nación, no sólo en Europa sino en todo el mundo. Como escribió Mair en el primer párrafo de su libro, aunque los propios partidos políticos permanecen, “se han desconectado tanto del grueso de la sociedad, y llevan a cabo una forma de competencia tan carente de sentido, que ya no parecen capaces de sostener la democracia en su forma actual”.

Las élites europeas han explotado magistralmente esta crisis de la democracia y la desafección resultante de los votantes y la apatía para consagrar un nuevo sistema de gobierno de los burócratas, banqueros, tecnócratas y los grupos de presión ( como informé en A Todo Vapor Adelante Para las Ganancias Fáciles de la UE (en ingles), Bruselas es el hogar de la segunda mayor industria del lobby en el mundo, justo detrás de Washington). En todo caso, podemos esperar que esta tendencia se acelere en el 2014 en tanto los eurócratas buscan consolidar su asidero del poder a través de la imposición de la gran banca y la unión fiscal de la UE. Una vez hecho esto, la búsqueda del santo grial de la unión política en toda regla comenzará en serio.

Para que la UE sea capaz de darle este último golpe de gracia a sus décadas de golpes de estado dependerá de dos factores vitales: su capacidad para seguir evitando que la realidad económica impacte los mercados financieros; y la disposición de los cientos de millones de europeos para ser arreados y acorralados hacia una nueva era de la tecnocracia.

Gracias a mi querido suegro, Francisco X, por su traducción de este articulo. Para leer mas artículos en castellano, haz clic aqui.

Advertisements

3 thoughts on “Muerte de los mil y un cortes: el asesinato silencioso de la democracia europea

  1. […] Muerte de los mil y un cortes: el asesinato silencioso de la democracia europea […]

  2. […] escribí en “Muerte por mil cortes: el asesinato silencioso de la democracia europea“, hasta el momento la élite europea ha explotado magistralmente la declinación económica […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: